Blog

El caso de Yuliana Samboni – Rafael uribe noguera

El domingo 4 de diciembre de 2016 comenzó como cualquier otro día para la pequeña Yuliana Samboni, de solo 7 años. La niña jugaba inocentemente con su primo cerca de su casa en el barrio Bosque Calderón en Bogotá, sin saber que sería la última vez. Ese día, su vida y la de su familia cambiarían para siempre. Un hombre se acercó en una lujosa camioneta Dodge RAM gris, la tomó por la fuerza frente a los ojos de su primo y se alejó del lugar para después asesinarla brutalmente. Ese hombre era Rafael Uribe Noguera, un reconocido arquitecto con una doble vida que escondía instintos depravados y criminales.El caso de Yuliana Samboni, quien murió con apenas 7 años a manos de Rafael Uribe Noguera, conmocionaría a todo un país y sacudiría las conciencias sobre la violencia contra niñas y mujeres. Su terrible final marcaría el inicio de un camino en busca de justicia.  Continúe siguiendo trathantho.com para obtener más actualizaciones sobre esta historia. 

El caso de Yuliana Samboni
El caso de Yuliana Samboni

El caso de la desaparición de Yuliana Samboni

El domingo 4 de diciembre de 2016, alrededor de las 9:30 a.m., ocurrió el secuestro de la pequeña Yuliana Samboni de 7 años en el barrio Bosque Calderón en Bogotá. Según el testimonio de su primo, un hombre joven en una camioneta gris se la llevó mientras jugaban cerca de su casa. La madre de Yuliana, Nelly Muñoz, al enterarse salió desesperada a buscar a su hija pero no logró impedir que el vehículo se fuera del sector. Los vecinos llamaron rápidamente a la policía para reportar lo sucedido.

La policía llegó para hablar con los padres de Yuliana, Juvencio Samboni y Nelly Muñoz, quien se desmayaba frecuentemente debido a la angustia. Los taxistas y grupos de WhatsApp difundieron las características de la camioneta gris para apoyar con la búsqueda. El periodista Juan Pablo Orjuela de Citytv también acudió y encontró un barrio en shock por lo ocurrido con la niña. Todos coincidían en haber visto un lujoso vehículo que no pertenecía a ningún residente y nadie sabía quién era el conductor.

Las autoridades se enfocaron inicialmente en localizar la camioneta gris de platón que fue descrita por los testigos. Los patrulleros recorrieron las calles aledañas buscando el vehículo o algún indicio, pero no lograron hallarlo. Por su parte, los padres de Yuliana se mantuvieron en contacto con la policía reportando cualquier pista e información relevante sobre posibles sospechosos. También pidieron ayuda y difusión del caso a los medios de comunicación con la esperanza de que alguien pudiera aportar datos sobre el paradero de su hija.

La investigación del caso de Yuliana Samboni

Con las primeras pistas sobre la camioneta gris, las autoridades iniciaron la investigación para tratar de identificar y localizar el vehículo. Mediante las cámaras de seguridad del sector y testigos, lograron establecer la ruta que tomó la camioneta al salir del barrio Bosque Calderón. Esta los llevó hasta el arquitecto Rafael Uribe Noguera, de 38 años, quien era el propietario de un vehículo Dodge RAM 2500 color gris que encajaba con las descripciones.

Al interrogar a Uribe Noguera, este aseguró no saber nada sobre Yuliana Samboni ni su paradero. Sin embargo, en el registro de su camioneta encontraron varias evidencias que lo incriminaban, incluyendo cabellos de la niña en la cabina. Esto lo convirtió en el principal sospechoso del secuestro y las autoridades enfocaron los esfuerzos en localizarlo para que revelara qué había hecho con Yuliana. Mientras, sus padres y familiares seguían buscándola desesperadamente con ayuda de la comunidad, pero el tiempo pasaba sin noticias de su paradero.

Ante la falta de pistas sobre el paradero de Yuliana, un investigador contactó a la reconocida vidente y experta en fenómenos paranormales Ayda Valencia para pedir su colaboración. Al conectarse energéticamente con el caso, Ayda sintió gran angustia, dolor y desespero, describiendo que la niña ya no estaba viva. Esta percepción dejó frío al oficial, pues aún tenían esperanzas de hallarla con vida. Sin embargo, la médium ratificó que no la encontrarían viva y que su apoyo espiritual duró alrededor de tres días.

Luego de 9 días de búsqueda, el 13 de diciembre de 2016 las autoridades por fin hallaron el cuerpo sin vida de Yuliana Samboni en una zona boscosa de la vereda Chiguaza en Villavicencio. Presentaba signos de abuso sexual, asfixia mecánica y su cuerpo fue rociado con ácido. El principal sospechoso, Rafael Uribe Noguera, fue capturado e inicialmente negó los cargos, pero posteriormente se declaró culpable ante la abrumadora evidencia en su contra. El terrible desenlace del caso conmocionó a todo el país por la crueldad del crimen contra la pequeña.

El caso contra Rafael Uribe Noguera

Rafael Uribe Noguera fue acusado por la Fiscalía de los delitos de feminicidio agravado, acto sexual abusivo con menor de 14 años agravado y ocultamiento/destrucción de material probatorio. En junio de 2017, la Juez 25 Penal del Circuito de Bogotá lo halló culpable y le impuso la pena máxima de 58 años de prisión. Actualmente, Uribe Noguera cumple su condena en la cárcel de alta seguridad de Valledupar, donde se ha dedicado a elaborar planos de arquitectura.

Según información del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), Uribe Noguera ha tenido buena conducta en prisión y gracias a sus labores de dibujante ha logrado descontar 1 año, 2 meses y 18 días de condena. Cuenta con un televisor y nevera en su celda, y ha realizado algunos cursos educativos. A pesar de esto, deberá cumplir la mayor parte de los 58 años de cárcel a los que fue sentenciado por el horrendo crimen que cometió contra Yuliana Samboni.

El defensor de Uribe Noguera apeló la sentencia argumentando errores procesales, pero esta fue confirmada en segunda instancia. Agotadas las opciones legales, el condenado tendrá que permanecer encarcelado hasta cumplir los 58 años. Para la familia Samboni, no hay pena suficiente por lo que le hizo a Yuliana, pero encontrarlo culpable y que pague con prisión ha traído un poco de justicia. Aunque nada reparará la terrible pérdida de su pequeña, ver al victimario tras las rejas es un consuelo.

Legado del caso de Yuliana Samboni

El caso de Yuliana Samboni tuvo gran repercusión nacional por la brutalidad del crimen y causó indignación por los vacíos legales que permitieron que Rafael Uribe evitara cargos más graves. Esto llevó a la expedición de la Ley Yuliana Samboní en 2021 para endurecer las sanciones contra violencia infantil, incluyendo la tipificación del delito de acceso carnal violento y actos sexuales contra menores de 14 años.

Otro impacto fue el impulso a campañas contra la violencia de género y el abuso infantil, resaltando la necesidad de educación para erradicar conductas machistas que perpetúan estos crímenes. Fundaciones como Red Papaz y Alas para los Niños reforzaron programas de prevención frente a depredadores y secuestros. Y a nivel político, el caso derivó en debates sobre caducidad de la acción penal y endurecimiento de penas para violadores y asesinos de menores.

A seis años del feminicidio de Yuliana, su nombre sigue siendo recordado a través de memoriales y homenajes. Su corta vida se convirtió en un símbolo de la lucha contra la impunidad frente a crímenes contra mujeres y niñas. Para muchas personas, el legado de Yuliana radica en no quedarse callados ante abusos, pues el silencio y la indiferencia pueden permitir que haya más víctimas inocentes. Al alzar la voz y exigir justicia, poco a poco se lograrán cambios.

Back to top button